Amigos de la peña.

cosacospa
Con la pañoleta de color morado

Hoy voy ha hablar de “Los Cosacos”, pero no de los de la estepa rusa, sino de los de Sueras.

Nuestras relaciones más duraderas empezaban con la peña de amigos. Ya comenzamos en la escuela a formar grupos, pero el clan más compacto lo formamos en la adolescencia, con amigos y amigas de distintas edades y con el fin de divertirse, nada parecido a lo anterior, aunque coincidimos con algunos de los primeros, que, a la postre, son las más duraderas.

No recuerdo de donde sacamos el nombre, ¿quizá por la similitud en el beber?. Nuestros antecesores eran: Tequila, Los Gatos, Los Charros y los que nos seguían: R.I.P., Mosesoes, etc… Desde luego ya en el Bar, al merendar, cada uno tenía su botella de vino bajo la mesa; encima la botella de gaseosa “La Flor de Espadán” de aquí, de Sueras. Comiendo y bebiendo y a los quince o dieciseis años, no nos hacía ningún efecto el vino de 12 º, otra cosa era el carajillo o el café y la copa de Terry, … o …  la botella entera.

cosacos1pa-jpg
Lástima que, una vez más esté a este lado de la cámara, porque hubierais visto la pajarita que llevaba, ja ja ja, pero, el mismo día yo me la hice a color con algunas Cosacas

Comenzamos adecentando mi local,  anexo a mi casa y, como el tío Nicomedes crió allí pollos, los que estábamos de vacaciones, porque estudiábamos (Nico, Navarro, Ximo y yo), comenzamos a quitar todos los excrementos de ave y, después de esa ingrata faena, compramos una botella grande de “Varón Dandy”, para disimular su olor. Como no, ¡el nombre que le pusimos fué “El Pollero”! y, además de ser nuestra sede, organizábamos bailes, con el Pick Up, cobrábamos por entrar, como no, para comprar bebida, esta vez, más espirituosa. Pero eso fué al final. De primeras lo “tomábamos” de los Gatos, que estaban cerca, en la Calle de la Iglesia, y no se enteraban. Tenían demasiado. Paco y Rafael tenían imán en las manos, hubieran servido de magos y prestigitadores. Hasta una señal de dirección prohibida de las piscinas de Onda tenía en el Pollero, que la tiré al  estar carcomida; aún era de madera.

charrospa
Los Charros de paella en el pantano de Benitandús, donde dice Batiste que aun tiene la casa, por eso según el, le llaman “El alcalde de Benitandús”. Los Cosacos íbamos a Castro, donde teníamos un montón de chorros de agua fresca, que hasta mos servía de nevera.

Ayer, hablando con Batiste, recordamos que también les quitábamos el Terry a los Charros, pero, como estos tenían menos bebida, se dieron cuenta y salimos a tortas, de su local en el Raval. Me pide copia para enmarcar. “Oye, que estás bebiendo” , “me da igual, porque hace veintidós  años que no he vuelto a probar el alcohol”. ¡Valiente!.

Nuestro segundo local habitual era, como no, la primera terraza de la derecha de el “Hogar del Camarada”.

Este Bar lo montó mi padre, comprando, con su dinero, los elementos del mismo: cafetera, vajilla, etc… Era el alcalde pero, a diferencia de los políticos actuales, el llevar el agua al pueblo, el conseguir que se fijaran en que nos hacían falta escuelas, montar este Bar, la calça,  etc… además de sinsabores, le costó dinero de su bolsillo, ya que, aparte del que ponía, el que no le entraba, por estar todo el tiempo para y por el Ayuntamiento, y como vender Moto Guzzi, radios Telefunken o seguros no le daban para más, tuvimos que irnos a Barcelona, donde siguió siendo Alcalde de Sueras pues, aunque le pidió al Gobernador su dimisión, este último quiso que siguiera y aún dos años después, mantenía el contacto por carta, del Gobierno Civil a Hospitalet, teniendo como Teniente de Alcalde al tío Remigio.

paco-el-blancopa

Foto que hice para un concurso, por el contraluz, pero se metió por enmedio Pascual, como en la siguiente, así es que desistí de hacerla, algo que ocurría y más estando en un bar.

Revivo estos recuerdos hablando con Lola, ya que en 1.958, mi madre, (como teníamos que irnos a Santa Eulalia) fué a convencer a la suya, para que se hiciera cargo del Bar, que entonces ya estaba en la planta alta del edificio del Ayuntamiento (antes Iglesia), aunque se entraba por una puertecita lateral del pórtico de la antigua Iglesia, que daba a la Placeta de la Calle Mayor y que te conducía hacia donde, en la actualidad, está el Salón de Plenos. El primero lo montó en el Carrer del Retor, frente a la tienda y espardenyería del tío Vicent Piquer, regentado por el tío Ventura, que después haría el Alaska en Vila Real. De allí al actual edificio del Ayuntamiento, aunque entonces estaba separado, donde lo gestionó su primo Eugenio, pero solo unos meses.

paco-el-blanco1pa
Salida a la terraza, donde podéis ver parte de la cúpula del local, cuando era Iglesia y Pascual haciendo de las suyas

Al final convenció a la tía Dolores y su hija, Lola, que entonces tenía 12 o 13 años, pero que prácticamente llevaba el Bar, con su madre de cocinera y la ayuda, a ratos, de sus hermanos. La podéis ver en la foto, ocho años después. Recuerda que, cuando ya se trasladó a la planta baja, donde ibamos al parvulario, lo tomó su hermano Antonio y ella lo retomó cuando sus tres hijos tenían 6, 4 y 2 años. Sara nacería después.

Merendábamos en la terraza, que tenía pendiente hacia el balcón, que daba al patio del parvulario y que antes fué el cementerio de la antigua Iglesia. La mayoría queríamos ponernos al principio de la mesa, porque, por la pendiente, lo que se derramaba en la mesa, iba hacia la balconada. Alli el habitual era Navarro, que tenía un imán especial para derramarlo todo y sino con la botella de gaseosa, que tenían mucho gas y más si la meneabas. Un día que no se manchó nadie, llega un rezagado desde Villarreal y, al querer ponerse a nuestra altura, bebe y come deprisa (era de poco comer), al ir a dar un pase de baile, tropieza y cae sobre la mesa. “Tots chopats hasta la Moma”. Tan bien que íbamos.

cosacos2pa
Podio de una carrera en la que el 1º y 2º eran Cosacos. Nico y yo

En el “pollero” teníamos una “saria”, de una yegua que tuvo mi padre, y que nos servía de saco de dormir, pero uno de los dos lados estaba siempre reservado.

Un paréntesis. ¡Que bien me lo paso hablando con la gente, para escribiros estos resuerdos!. Veo como les gusta recordarlos, como en el caso de Lola, Batiste o la tía Rosarito, cuando fuí a pedirle que me reconociera a las niñas de la escuela, y al rato llegaron sus hijos y Vicente sacó un poco de jamón y una cervezas. ¡Vaya mañana de domingo mas buena!.

A la peña que fueras siempre había la misma música. Si uno compraba un disco de los Mustangs, los otros también, los Beatles, Sirex, Salvajes, Luis Aguilé, canciones del Festival de San Remo, Nícola di Bari, Brincos (por cierto tenía dos discos dedicados, uno a mi y otro a Hilario, en el que ponía “Tequila” y ya no los he visto más).

2016-23-7--09-58-54A pesar de todo también hacíamos deporte, música, etc…

Lástima que no pueda incluir películas, pues hice hasta dos de ellas una en blanco y negro, donde podríais ver a Nico, a Pascual y a mi, como si actuáramos bajo la sombra de la higuera de Emilio, y otra a color, comiendo cerezas, de la que podéis ver una foto en “mis modelos fotográficos”, la que está sobre un cerezo Miguel. Incluyo aquí una copia en blanco y negro, pero la peli es de 8 mm en color.

Podría estar horas contando anécdotas, pero no quiero hacer más grande mi fama, para algunos envidiosos,  de “pesado”.

miguelpa-jpg
No hay muchas fotos Cosacos y Cosacas juntos y menos a color. Como véis no llevaba pajarita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s